En sus alrededores se pueden observar vizcachas y con un poco de suerte venados, tarucas y también el majestuoso cóndor

La Laguna Winoyo, también llamada Pucaranracocha (porque está rodeado de piedras que tienen una tonalidad rojiza), se ubica a 4,390 m.s.n.m. dentro la jurisdicción de la Comunidad Campesina de Vicos, en el extremo de Winoyopampa, al final de la Quebrada Honda, al este de Marcará.

La laguna cubre un área de 234,622 m2, con un volumen de agua de 4´398,307.80 m3 y una profundidad de 46.1 metros. Sus aguas son de color azul turquesa, debido a la presencia de microorganismos y cuya tonalidad varia a la incidencia de la luz del día. Dichas aguas provienen de los deshielos de la Cordillera Blanca, específicamente del Nevado Pucaranra (6,156 m.s.n.m.), así como del nevado Chinchey (6,309 m.s.n.m.).

En sus frías y cristalinas aguas, con temperaturas de 7°C, se pueden apreciar patos silvestres. En los alrededores se pueden observar plantas como: el ichu, tawlli tawlli, pacliash, quisuar y japu, y entre las variedades de fauna se pueden observar vizcachas y con un poco de suerte venados, tarucas y también el majestuoso cóndor.  

Se puede acceder a ella con un vehículo de doble tracción, desde la ciudad de Marcará hasta casi el borde de la laguna. En el ingreso a la Quebrada Honda, denominado también “Portada”, existe un puesto de vigilancia de la Comunidad Campesina de Vicos, donde el visitante tiene que pedir su ingreso, previa autorización de la comunidad. La época propicia de visita es durante la temporada de ausencia de lluvias, en los meses de mayo a setiembre.