Huaricoto es un sitio importante para entender el desarrollo cultural del Callejón de Huaylas

El sitio arqueológico de Huaricoto arquitectónicamente está constituido por 12 fogones sin ducto de ventilación a excepción de uno, que se encuentra asociado a piso en doble nivel. Uno de estos fogones es semiesférico y a sus costados hay muros de piedras paradas, pero en un nivel más alto, lo que indica que son posteriores al fogón. Actualmente el sitio se encuentra cubierto y no permite al visitante conocer las evidencias arqueológicas.

Otro elemento arquitectónico es la presencia de una plataforma con muros de contención y restos de una escalinata en el sector II según Richard Burger. Se aprecian además canales de drenaje, muros de piedras paradas y una plaza circular de 16 m de diámetro en el sector más alto del lugar.

Huaricoto a pesar de ser un sitio importante para entender el desarrollo cultural del Callejón de Huaylas y del departamento no ha sido investigado posteriormente a las excavaciones de Richard Burger. En junio del 2006 el INC – Ancash realizó la delimitación del área intangible de Huaricoto elaborándose el expediente técnico para su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Nación.

Las primeras referencias del sitio arqueológico de Huaricoto las presentan los investigadores asociados al proyecto Perú Cornell en Vicos, Gary Vescelius y Hernan Amat en el año de 1961, como producto de sus inspecciones en el distrito de Marcará; posteriormente en 1962 realizan excavaciones en Huaricoto.

Las investigaciones arqueológicas realizadas en el sitio, son las excavaciones llevadas a cabo por los arqueólogos Richard Burger, Lucy Salazar y Abelardo Sandoval entre los años 1978 – 1980, estas excavaciones reportaron evidencias de un sistema religioso que prospero por 2000 años, con cambios relativamente pequeños.